BRASIL: ENTRE LA PREPOTENCIA Y LA MISERIA

Post 18 Mayo 2017 By Fernando Borja Gallegos In Editoriales
Rate this item
(5 votos)

Por Fernando Borja Gallegos

La prensa internacional publicó el texto de una grabación, en la que consta que el presidente de Brasil Michel Temer, aprueba que se consiga el silencio cómplice de Eduardo Cunha, ex presidente de la Cámara de Diputados y antiguo amigo e influyente aliado suyo.

El autor de la grabación es Joesley Batista, principal socio y dueño de JBS, el gigante cárnico más poderoso de Brasil.

No se debe olvidar que el ex presidente de la Cámara de Diputados se encuentra en la cárcel detenido por participar en la trama de corrupción de Petrobras.

Sobre el particular, desde el Palacio de Gobierno, mediante nota de prensa, se sostiene que “el Presidente Michel Temer jamás solicitó pagos para obtener el silencio del ex diputado Eduardo Cunha. No participó y no autorizó ningún movimiento con el objetivo de evitar una delación o colaboración con la justicia por parte del ex diputado”.

Pese a ello, Joesley Batista afirma, según O’ Globo, que Temer indicó a un diputado de su partido a fin de que solucione el asunto. Posteriormente, el diputado que recibió 160.000 dólares enviados por Batista fue filmado.

La reunión de Batista con Temer tuvo lugar en marzo del 2016, en la sede del Palacio de Jaburu.

Lo más grave de toda esta trama es que el Presidente Temer “reconoció la reunión con Batista, pero negó que dicho encuentro sirviera para comprar el silencio del ex diputado Cunha”.

En el Senado, así como en la Cámara de Diputados, se escuchan pedidos de “impeachment” (moción de censura) contra el cuestionado Presidente Temer, Presidente que asumió el cargo luego de la destitución de la Presidenta Dilma Rousseff. En dicho juicio político fue actor fundamental Eduardo Cunha, quien en su calidad de Presidente de la Cámara de Diputados impulsó dicho juicio.

En estos precisos momentos el Tribunal Supremo confirmó la apertura de una investigación al Presidente Temer, por “supuesta obstrucción de la Justicia” al conocer el plan de compra para obtener el silencio de Cunha.

En el camino del delito, Aécio Neves, ex candidato presidencial, que perdió ante Dilma Rousseff el 2014, fue suspendido por el Tribunal Supremo, de su calidad de Senador, por las contundentes pruebas entregadas por Batista sobre sobornos al dirigente político.

El recto y prestigioso Fiscal General Rodrigo Janot, pidió la detención de Neves, más el Tribunal Supremo no aceptó el pedido por el momento.

Brasil, se halla en la más grave crisis política y moral y su noble pueblo pide con justa razón se adelanten elecciones. Más la prepotencia de su dirigencia y la miseria del alma de los corruptos, impide se atienda dicho clamor.

Oportuno rememorar que en mi artículo cuyo título es “La última batalla entre Rousseff y Temer”, publicado el 16 de mayo del 2016, sostuve que “la única manera que retornen la paz y la tranquilidad a ese gran país, es la convocatoria a elecciones generales, que proporcionen legitimidad a los Primeros Magistrados de la República y a los miembros de las Cámaras Legislativas”.

Hoy, frente a la desbordante inmoralidad y al pedido generalizado de “Fuera Temer”, ratifico mi criterio.

back to top