Banner

ENTRE LA RECTIFICACION Y EL CAMBIO

Post 13 Junio 2017 By Fernando Borja Gallegos In Editoriales

Por Fernando Borja Gallegos

En el Palacio de Carondelet, tuvo lugar una reunión entre el Presidente de la República, Lenin Moreno Garcés y el Alto Mando Militar y Policial.

En dicho evento el Jefe de Estado dijo “para mi seguridad personal no acudiré a ninguna otra instancia que no sea la de ustedes, si el pueblo ecuatoriano y el Gobierno ha confiado en que ustedes pueden cuidar su seguridad, el Presidente también quiere manifestar su confianza plena en que ustedes lo pueden hacer y creo que están perfectamente preparados para ello”.

También exteriorizó su agradecimiento a la Fuerza Pública “por la actuación en la seguridad en las pasadas elecciones” y destacó que fueron “completamente transparentes”.

La precedente declaración del señor Presidente de la República, tranquiliza a la población, pues significa que se deshecha definitivamente la creación de “UN CUERPO CIVIL DE SEGURIDAD PARA PROTEGER AUTORIDADES DEL ESTADO”.

El Presidente de la República rectifica anteriores criterios sobre el particular; y, el mentado cambio demuestra que no requiere de personal extraño a la Fuerza Púbica para su seguridad. El Presidente de la República sabe que cuenta con el apoyo del pueblo civil y del pueblo militar que lo respalda y, por tanto, con grande acierto adopta medidas oportunas y concluyentes.

Debo subrayar que el “veto total” al proyecto de reformas a la ley de la Función Legislativa, obtuvo el beneplácito de la ciudadanía.

En mi artículo cuyo título es “El pánico a la segunda vuelta electoral en el Ecuador”, publicado el 21 de marzo del presente año, sostuve que “el político tradicional no entiende que la mayor fortaleza consiste en la integridad, en su ejemplo de prudencia, de bondad y sinceridad y en su hábito de la moral en la vida cotidiana, que es lo único que apasiona a las multitudes. Decir la verdad a pesar de que ésta ponga fin a muchas ilusiones. Cuando el pueblo descubre que el aspirante a tener el favor popular, en su pasado despilfarró los dineros públicos y se enriqueció al margen de la ley, el pueblo lo desprecia, le niega su apoyo. La confianza muere para siempre, cuando la mentira y el engaño, han sido la norma de la conducta pública y privada”.

Por lo expuesto, el positivo cambio y, por ende, rectificaciones en tanto en cuanto se refieren al denominado “cuerpo civil de seguridad” y “proyecto de reformas a la ley de la Función Legislativa”, constituyen una nueva visión de futuro.

Login to post comments
You are here