LA CORRUPCION LE MANTIENE EN EL PODER

Post 28 Junio 2017 By Fernando Borja Gallegos In Editoriales
Rate this item
(7 votos)

Por Fernando Borja Gallegos

No conozco otro caso en que un Jefe de Estado se mantenga en la Presidencia de su país en virtud de la generalizada corrupción que implica a cientos de políticos, entre los que se encuentran un buen número de miembros del Congreso de la República.

El reconocido y destacado Fiscal General de Brasil, Rodrigo Janot, presentó hace pocos días formal denuncia que imputa al Presidente Temer un delito común.

El Congreso, en los próximos días, tendrá que resolver si aparta al Presidente Michel Temer del ejercicio de su alto cargo.

Lo irónico de este episodio es que la Presidenta Dilma Rousseff, fue apartada de su cargo y luego destituida por el Congreso, por la conspiración de su Vicepresidente Temer.

Importante destacar que la señora Rousseff fue acusada por delitos políticos en el 2016, no por corrupción. Igual caso tenemos con Collor de Melo al cual se lo destituyó en 1992.

No se debe olvidar, que la mayoría de los ministros del gabinete de Temer, son investigados por actos de corrupción en estos precisos momentos.

Como ejemplo, se puede citar la denuncia hecha pública por el Ejército del Aire “de que un helicóptero con más de 500 kilos de cocaína, fue interceptado, luego de haber despegado de una finca familiar de Blairo Maggi, Ministro de Agricultura de Temer”.

Dentro de este laberinto, Antonio Palocci, quien se desempeñó como Ministro de Hacienda en el gobierno del ex Presidente Lula da Silva, fue condenado a 12 años de prisión por lavado de dinero. Así también, Rodrigo Rocha, hombre de confianza de Temer y ex diputado, fue a prisión por hallarse implicado en el famoso “Lava Jato”.

El integérrimo juez Sergio Moro, el más valiente impulsor de la investigación de la Operación Lava Jato, emitió sentencia en la que condena al ex gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, a 14 años de cárcel por corrupción y blanqueo de dinero.

Con los antecedentes expuestos, que prueban la integridad moral de la Función Judicial y del Fiscal General de Brasil, la sociedad ecuatoriana aspira que los involucrados en corrupción en el “caso Odebrecht” sean sancionados ejemplarmente. Para el efecto, se debe investigar desde el inicio de la actividad de la mentada compañía y de sus subsidiarias.

back to top