TIEMPOS DE TURBULENCIA Y DE ESPECTATIVA

Post 17 Julio 2017 By Fernando Borja Gallegos In Editoriales
Rate this item
(5 votos)

Por Fernando Borja Gallegos

El tenebroso brazo de Odebrecht se extiende a lo largo y ancho de América.

El Presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el excandidato Oscar Iván Zuloaga, son investigados por el Consejo Nacional Electoral por “donaciones ilegales para sus respectivas candidaturas del año 2014, por la compañía Odebrecht”.

En Argentina todos esperan conocer la información enviada por Estados Unidos, sobre propinas y sobornos de la mentada compañía. El Presidente Mauricio Macri, hasta el momento, guarda silencio sepulcral.

En Perú el ex Presidente Ollanta Humala y su cónyuge Nadine Heredia, fueron reducidos a prisión preventiva a fin de investigar respecto de la contribución de Odebrecht de más de 3 millones de dólares para su campaña electoral. Además, sobre el ex Presidente Alejandro Toledo, pesa orden de captura y, el ex Mandatario Alan García, es investigado.

En Brasil el ex Presidente Luiz Ignacio Lula da Silva, fue condenado en primera instancia a más de nueve años de prisión por soborno; así también el Presidente Michel Temer, fue acusado formalmente por la Fiscalía por actos de corrupción.

En la República Dominicana, ministros de Estado y otros altos funcionarios se encuentran en la cárcel sujetos a investigación.

En Venezuela y México se omite investigar.

En Ecuador hay gran expectativa en tanto en cuanto se refiere a las declaraciones del Fiscal General, quien anunció que pronto hará pública la investigación.

Es interesante destacar que los perseguidos por la justicia en América, por actos de corrupción, afirman: “QUE SON PERSEGUIDOS POLITICOS”. No hay diferencia entre derechistas o izquierdistas, todos sostienen lo mismo. Como ejemplo, se puede destacar la declaración del ex Presidente Lula al conocer la sentencia de primera instancia que lo condena: “esta sentencia busca derribarme”. “Sólo el pueblo brasileño puede decretar mi fin”. El Presidente Temer, al enterarse de la acusación fiscal, dijo: “Esto es un atentado contra nuestro país. No voy a permitir que se cuestionen ni mi honor ni mi dignidad. No huiré de las batallas”.

La turbulencia causada por Odebrecht en América, produjo que la mayoría de fiscales y magistrados se unan para luchar en contra de las élites económicas y políticas que han actuado al margen de la Ley. La imagen de impunidad poco a poco va desapareciendo de la mente de los pueblos de algunos países de América por la acción del Ministerio Público.

Formulo votos porque en un futuro cercano, la ley se aplique en todos los países de América, sin importar edad, sexo, religión, clase social o económica, es decir, siguiendo el ejemplo de la noble República del Brasil.

back to top