Banner

LA MONARQUIA QUE PUDO CAER EN 1997 POR LA PRINCESA DIANA

Post 06 Septiembre 2017 By Fernando Borja Gallegos In Editoriales

Por Fernando Borja Gallegos

El 4 de septiembre del presente año, se publicó mi artículo “DIANA: LA PRINCESA QUE PRESINTIO SU MUERTE”. Hoy, lo complemento al abordar algunos tópicos de la vida de Lady Di, su pronto y extraño final ocasionó dudas que obligaron a que se inicien tres investigaciones oficiales, una de la policía francesa y dos de la británica, tendientes las tres a encontrar las verdaderas causas del accidente en que perdió la vida la Princesa.

La investigación francesa, que se inició el mismo 31 de agosto de 1997, finalizó su trabajo luego de dos años y concluyó que la causa “de la muerte fue la negligencia del conductor, Henry Paul”.

La Policía Metropolitana Británica, en el año 2004, investigó todo lo atinente al accidente. El jefe de la investigación fue el prestigioso comisario Lord John Stevens; y, en el año 2006, concluyó descartando la conspiración y sostuvo que “fue un accidente y que la Princesa Diana no estuvo embarazada”.

A pesar de lo expuesto, el padre de Dodi Al-fayed, sostuvo que “Diana y su hijo fueron víctimas de un complot de los poderes del Estado Británico y que Diana estaba embarazada de su hijo, que iban a casarse y que a la Casa Real Británica disgustaba que la madre del futuro Rey de Inglaterra estuviera casada con un egipcio”.

Ante los comentarios referidos y las crecientes sospechas, en el año 2007, en la Corte Suprema Británica se dio inicio a una tercera investigación la que concluyó en abril de 2008, en los siguientes términos: que “Diana y Dodi fueron víctimas por la gran negligencia del conductor Henry Paul y por la conducta de los paparazzi que los perseguían. Como factor adicional la incapacidad de juicio del conductor del Mercedes Benz por culpa del alcohol”.

En lo atinente a su vida sentimental, debo destacar que la Princesa Diana desde el inicio de su relación padeció por la deslealtad y traición del que fuera su marido. Carlos de Inglaterra, mantuvo una relación extramatrimonial, desde antes de su matrimonio con Diana, con Camilla Parker-Bowles, la cual siguió siendo su amante a pesar de que en 1973 se casó con el mayor Andrew Parker-Bowles, del cual se divorció en 1995. En segundas nupcias Camilla se casó con Carlos, Príncipe de Gales, en el año 2005, luego de la muerte de Diana.

El impacto y la tristeza que produjo en Diana la conducta infiel de su marido le produjo bulimia, la que en mucho fue la causa de su conducta –en ciertas ocasiones- extraña. Debo destacar que intentó suicidarse en varias ocasiones. La depresión diaria dio lugar a que los médicos tratantes le den altas dosis de Valium “para mantenerla tranquila y dormida-. Ventajosamente, en muchas oportunidades, ella se negó a tomar las pastillas para no poner en peligro la vida de su futuro bebé. Los continuos desplantes de su esposo, y el continuo fingir de “estar viviendo un cuento de hadas”, le llevaron a tal depresión que se lanzó por las escaleras del palacio, cuando estaba embarazada.

La muerte de Diana conmocionó al mundo, la frialdad de la Reina Isabel II frente al accidente del 31 de agosto de 1977, indignó a la mayoría de sus súbditos. Pues la Reina había dispuesto que todo lo atinente al entierro de la Princesa se maneje en forma privada y familiar, “tomando en cuenta que ya no era miembro de la familia real”.

La prensa y la mayoría del pueblo, exteriorizaron indignación por el silencio de la Reina, ante lo cual la monarquía que estuvo a punto de caer por su actitud frente a Diana, tuvo que rectificar, en los siguientes aspectos:

La Reina Isabel II, en mensaje directo y televisado sostuvo “yo la admiraba y respetaba por su energía y compromiso con los demás, y especialmente, por su devoción a sus dos hijos. Nadie que conociera a Diana la olvidará jamás”. Dispuso que la bandera británica en el Palacio de Buckingham ondeara a media asta, que el estandarte real permanezca en el ataúd de Diana. Pese a que ese símbolo, sólo se utilizaba con miembros de la familia real. Diana ya no pertenecía a la misma por haber firmado su divorcio. Complementase este cambio de conducta cuando al paso del féretro de Diana, ante el Palacio de Buckingham, la Reina le hizo una reverencia.

Oportuno, en este artículo, colocar una poesía del ex presidente García Moreno a la memoria del ex presidente Rocafuerte fallecido.

“Pálida, triste, en lágrimas bañada

y herido el pecho de profunda pena,

hermosa virgen, de amargura llena,

a solitaria tumba se acercó;

y al recorrer con lánguida mirada

el yerto polvo que el sepulcro encierra,

en llanto amargo humedeció la tierra

y en lastimeras quejas prorrumpió”.

Así también, al recordar a la dulce Princesa, el Reino Unido lamentará su partida… y quizá sollozará.

Login to post comments
You are here