Banner

CORRUPCION IMPERANTE EN EL ECUADOR

Post 23 Febrero 2018 By Por Fernando Borja Gallegos In Editoriales

Por Fernando Borja Gallegos

Funcionarios y ex funcionarios que han saqueado a la República, oportunamente informados, en la mayoría de los casos salen del país a fin de evitar que los alcance el brazo de la ley.

En mi artículo “LOS LADRONES SOMOS GENTE HONRADA”, publicado el 14 de agosto del 2017, afirmé que “es preciso que desaparezcan las declaraciones rimbombantes de los implicados en actos de corrupción, ya que no es posible ni pertinente que se de publicidad a todo imputado de delito que, sonriente y desafiante, exterioriza su sentir de que los ladrones son gente honrada”.

La corrupción imperante en el Ecuador que es denunciada por prófugos de la justicia y, en ciertos casos, por algunos altos funcionarios del Estado, tiene atónito al pueblo ecuatoriano. El cinismo de los unos y, la negligencia de los otros, demuestra que no hay energía suficiente para castigar a los infractores.

El silencio cómplice frente a la inmoralidad desbordante, permitió que los amorales se solivianten e impunemente se apropien de los dineros públicos, despilfarren fondos del erario nacional y sometan a la más absoluta pobreza a la mayoría del pueblo ecuatoriano.

Nada más lamentable que desaparezca el imperio de la ley y, como lógica consecuencia, el delito impere y por ende el manto de impunidad termine con la moral de la República.

Como sostuve en mi libro “Aquí existió un país: su noble pueblo no pudo contra la corrupción”, tercera edición, publicado en abril del 2011, el pueblo ecuatoriano “revestido de paciencia, con calma y energía debe dar inicio al gran juicio de la Historia: el Ecuador acusa. El Tribunal: el Pueblo. El escenario: el Territorio Nacional. Unica conducta que repercutirá en beneficio de la moral pública y en el castigo de los amorales.

Oportuno rememorar que los enemigos de la República pretendieron debilitar a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional con el único afán de impedir se castigue a los que atentaban en contra de la soberanía y de la integridad del Ecuador. En estos precisos momentos en que atentados criminales se contemplan en el territorio nacional, es indispensable robustecer a la Fuerza Pública, para que cumplan con el deber que les impone la Constitución y la Ley.

El próximo 27 de febrero es día del Ejército, por tanto rememoremos los gestos de dignidad de esa Fuerza, gestos de patriotismo, valentía y honor que han repercutido en bien de la Patria Toda.

 

Login to post comments
You are here