Banner

DEFENDAMOS LA DEMOCRACIA

Post 04 Marzo 2018 By AgenciAne In Editoriales

Por: René de la Torre

El Art. 1 de la Constitución de la República dispone “El Ecuador es un Estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático, soberano…”.El inciso segundo manda: “La soberanía radica en el pueblo, cuya voluntad es el fundamento de la autoridad...”.

Si la soberanía radica en el pueblo, y el fundamento de la autoridad es la voluntad popular; es lógico que para vivir y fomentar la democracia, todas y todos tienen (tenemos) derechos y obligaciones para intervenir en la marcha y desarrollo de las actividades de la Comunidad, del Estado y sus instituciones para conseguir bienestar y progreso para que los servicios básicos de agua potable, canalización, transporte, seguridad lleguen a todos los sectores, y vigilar para que los dineros públicos no se despilfarren.

Es encomiable que la juventud, los adultos, se vinculen a las actividades sociales y políticas, que se integren a los movimientos y partidos políticos, y hagan oír sus voces con franqueza, valentía, respetando los derechos y la dignidad de las personas.

Desde la Presidencia de la República hoy se impulsa un diálogo abierto con la comunidad, los gremios, los partidos, y los movimientos políticos, y esto ha permitido que los medios de comunicación informen sin temor, y que las ciudadanas y ciudadanos hagan conocer sus criterios, críticas y aplausos sobre los errores y aciertos de los que detentan los poderes públicos y facticos.

En la consulta de 4 de febrero del 2018, en Manabí el NO ganó en todas las preguntas en 6 cantones, Manta, Jaramijó, Montecristi, Pedernales, Jama y Rocafuerte, se han oído voces, que aseguraron que el NO ganó por la actitud de ciertos dirigentes. Vinieron las críticas.

La Corporación Provincial de Manabí consideró que algunas de esas críticas eran indebidas, y por ello organizó una marcha cívica-política que se llevó efecto el 23 de febrero de 2018 en las calles de la ciudad de Portoviejo, a la cual concurrieron miles de personas de toda la provincia, la marcha se realizó en paz, no hubo enfrentamientos, pero sí censura de algunos sectores. Otros dijeron que la marcha fue inoportuna, como lo expresó el señor Alcalde de Portoviejo.

Si los actos cívico-políticos se realizan respetando nuestro ordenamiento democrático, eso es loable, porque así se impulsan los valores republicanos. Ahora la República vive un escalofriante momento. Las controversias entre el señor excontralor, el señor ministro fiscal y el señor presidente de la Asamblea trastornan los principios y valores de la dignidad del país.

Es necesario en estos momentos proceder con verticalidad, no perder la serenidad y predicar con el ejemplo. Unos necesariamente deben hacerse al costado. No olvidemos que “nuestros actos nos siguen como la sombra al cuerpo”.

 

 

Login to post comments
You are here