ECUADOR: DUELO NACIONAL

Post 14 Abril 2018 By AgenciAne In Editoriales
Rate this item
(3 votos)

 Por Fernando Borja Gallegos

La República del Ecuador está de duelo por el cruel asesinato de los periodistas Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, de Diario El Comercio de Quito, hecho acaecido el día jueves 12 de abril del 2018, luego de haber permanecido secuestrados durante 18 días por la narcoguerrilla, según información oficial.

El atentado criminal no solo constituye un doloroso episodio que enluta a la sociedad ecuatoriana, sino que sienta un precedente nefasto, que atenta contra la libertad de prensa, por lo que los medios de comunicación están de luto.

El país, también está de luto, por la muerte de cuatro Miembros de las Fuerzas Armadas, asesinados en los últimos días, por el mismo grupo delincuencial que caotiza, en estos precisos momentos, el territorio nacional.

Es oportuno rememorar, que desde hace algunos años, periodistas y los medios de comunicación fueron fustigados con los más bajos calificativos, como: delincuentes, sicarios de tinta, terroristas, prensa corrupta, alterando, por ende, la tradicional paz que había en el Ecuador.

Importante, en estos días de tristeza nacional, recordar que en esos años anteriores, se adoptaron las medidas conducentes para debilitar y destruir a las Fuerzas Armadas y Policía Nacionales, sentando las bases para que los delincuentes actúen impunemente.

El Presidente Lenin Moreno, dijo en reunión con el Cuerpo Diplomático: “Pienso que en el período anterior se practicó excesiva permisividad. Claro, vivíamos una paz, pero vivíamos una paz en la cual se permitía que la droga transite por nuestro territorio”.

Se infiere de lo expuesto, que es fundamental que el Jefe de Estado aparte del entorno gubernativo a todos cuantos fueron cómplices o encubridores de los hechos que el mismo Presidente Moreno, puntualiza en la declaración transcrita.

Como sostuve en mi artículo, “SENAIN: LA SECRETARIA NACIONAL DE INTELIGENCIA SIN INTELIGENCIA”, publicado el 26 de marzo del 2018, “Repugna a toda conciencia recta que se haya pretendido debilitar a las Fuerzas Armadas y Policía Nacionales y que, los inspiradores de aquello, hoy, pretendan aparecer como los defensores de dichas Instituciones, tan necesarias para la subsistencia de la Patria”.

Es necesario que las Oficinas de Inteligencia pasen a formar parte de la Fuerza Pública y que los individuos nacionales o extranjeros que desprecian la democracia, la libertad y el orden, sean excluidos del manejo de la cosa pública.

El 31 de diciembre del 2017, en mi artículo “PERIODISMO: ENTRE LA LIBERTAD Y EL ODIO”, rendí homenaje al periodista que con sacrificio y trabajo coadyuva a la moral pública al informar a la sociedad de una manera seria, recta y oportuna”. Hoy, me uno al duelo que embarga a los familiares de los periodistas asesinados y a los familiares de los miembros de la Fuerza Pública, víctimas todos ellos de los mentados grupos delincuenciales.

No es por demás, recomendar al Presidente de la República, que actúe con la energía indispensable para castigar a la delincuencia común y así recuperar la paz tan venida a menos en los últimos años.

 

back to top