Banner

NICARAGUA: ENTRE EL ASESINATO Y LA IMPUNIDAD

Post 18 Julio 2018 By Fernando Borja Gallegos In Editoriales

                                                                                                                                                                                                 Por Fernando Borja Gallegos

Al sureste de Managua, la capital de Nicaragua, está ubicada la ciudad de Mayasa, en la que se encuentra el barrio de Manimbó, transformado hoy en el centro de resistencia contra el Gobierno de Daniel Ortega.

Grupos de paramilitares apoyados por la Policía, luego de violentos enfrentamientos con los opositores al régimen, lograron ocupar el simbólico barrio de Monimbó, la población había levantado barricadas con adoquines a fin de impedir la arremetida de los partidarios del Gobierno.

Tiempo después, los grupos identificados con Ortega, divulgaron videos en los que aparecieron individuos del Gobierno festejando la toma del histórico barrio.

El director de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, confirmó “la muerte de algunas personas y dijo que había decenas de heridos que no podían ser atendidos porque los paramilitares mantienen sitiada la ciudad”.

Es interesante rememorar que el barrio Monimbó es un baluarte de la lucha contra tiranos: por el año de 1970, sus habitantes se alzaron contra Anastasio Somoza, cruel dictador de la época, revolución boyante que fue inspirada, entre otros, por Daniel Ortega.

Frente al caos imperante y a los asesinatos impunes, Stanislaw Somemertag Waldemar, Nuncio Apostólico, exteriorizó la preocupación del Papa Francisco por “la grave situación que vive Nicaragua”.

Rupert Colville, portavoz de la oficina de las Naciones Unidas para Derechos Humanos, desde Ginebra, pidió “parar la pérdida de vidas y rechazó la violencia”.

Francisco Palmieri, funcionario del Departamento de Estado de los Estados Unidos, sostuvo que “la continua violencia y derramamiento de sangre promovidos por el Gobierno de Nicaragua deben cesar inmediatamente”.

Senadores de Estados Unidos, entre los que se encuentran el Republicano Marco Rubio y el Demócrata Ted Cruz, “pidieron la aplicación de sanciones por parte de Washington contra los responsables de la muerte de personas que participaron en protestas”.

La Organización de Estados Americanos, abordó en estos precisos momentos la crisis de Nicaragua y por amplia mayoría “condenó los actos de violencia perpetrados por policías y paramilitares y la violación de derechos humanos”. “Condenó los ataques contra el clero, el hostigamiento a los Obispos Católicos y los actos de violencia en la Universidad Autónoma de Nicaragua”. Recomendó que “las partes participen de buena fe en el Dialogo Nacional”. Estos puntos en síntesis fueron materia de la resolución.

Como sostuve en mi artículo de 8 de junio de 2018, cuyo título es “NICARAGUA: ENTRE EL TERROR Y LA MISERIA”, la única solución que ponga fin al terror y a la miseria es la inmediata convocatoria a elecciones libres, único camino para reestablecer el orden, la tranquilidad y la justicia.

18 de julio del 2018

Login to post comments
You are here