Banner

USE PARAGUAS: LE PUEDE CAER UN HELICOPTERO

Post 15 Agosto 2018 By Fernando Borja Gallegos In Editoriales

Por Fernando Borja Gallegos

Use paraguas: le puede caer un helicóptero, fue la frase célebre de la mayoría del pueblo ecuatoriano, cuando uno tras otro se caían los helicópteros adquiridos –no para precipitarse a tierra en las cercanías- sino para transporte del personal militar.

El Gobierno Ecuatoriano adquirió siete helicópteros para la Fuerza Aérea a fin de utilizarlos en misiones de rescate y salvamento, así como en emergencias por catástrofes y desastres.

En el año 2008, la empresa Hindustan Aeronauties Limited (HAL-INDIA) concretó la venta de siete helicópteros DHRUV para la Fuerza Aérea Ecuatoriana.

Como antecedente, es fundamental rememorar que a la citada compañía india, se adjudicó el contrato de venta de los helicópteros Dhruv. Más en el año 2007, se anuló el proceso de adjudicación “porque parecía atentar contra los intereses del país”.

De los siete helicópteros Dhruv cuatro se precipitaron a tierra, según la versión oficial, “dos por fallas mecánicas y dos por fallas humanas”. Seguramente a los otros tres no se los utiliza para volar.

El costo por los siete helicópteros fue de algo más de 45 millones. Además, la empresa incumplió mucho de lo estipulado en el contrato. Según el Ministerio de Defensa de la época “no entregó la compañía los equipos para alerta del tráfico aéreo, para evasión de colisiones, sistemas de navegación y sistemas de búsqueda automática”.

Voceros del Gobierno afirmaron que “nosotros hemos recuperado más de lo que gastamos en esos helicópteros ya que el seguro nos reconoce más de 55 millones de dólares”.

No fue procedente ni aceptable que el Gobierno haya sostenido que “ganaron porque el seguro entregó más de 55 millones y no los 45 millones” que desembolsaron para el pago de los mentados helicópteros.

Es fundamental que el doctor Pablo Celi, eficaz Contralor General del Estado, disponga una auditoría que analice los términos del contrato, sus bases, la comisión que recibió y constato que reunían los requisitos estipulados y, en general, todo lo atinente a la citada compra venta.

Caso contrario, la sociedad tendría la impresión que solamente interesó el dinero y no la sanción de los responsables, de haberlos, por la compra de los helicópteros y la muerte de ecuatorianos.

Las Fuerzas Armadas, sus Oficiales Generales, Oficiales Superiores y subalternos, estoy convencido que dada la dignidad que les caracteriza, exteriorizarán  su deseo de que se esclarezca tanto la compra de los helicópteros, cuanto la muerte del General Jorge Gabela Bueno, ex Comandante General de la Fuerza Aérea.

El prestigio de las Fuerzas Armadas no lo pueden mancillar unos pocos.

15 de agosto del 2018

Login to post comments
You are here