BRASIL Y LAS ELECCIONES DE 7 DE OCTUBRE DE 2018

Post 02 Septiembre 2018 By Fernando Borja Gallegos In Editoriales
Rate this item
(301 votos)

Por Fernando Borja Gallegos

Los candidatos Jair Bolsonaro, con algo más del 20% de la intención del voto, María Osmarina Mariana Silva, con el 16%, Gerardo Alkemin, con el 7%, Ciro Gomes, con el 9%, pretenden captar la Jefatura del Estado de Brasil, el próximo 7 de octubre de 2018.

La resolución del Tribunal Superior Electoral, que impidió la candidatura del ex Presidente Luiz Ignacio Lula da Silva, por seis votos a uno, por haber sido condenado en segunda instancia, a 12 años y un mes, por corrupción pasiva y lavado de dinero, obliga al Partido de los Trabajadores a candidatizar, por esa agrupación a Fernando Haddad, que hasta hace pocas horas fungía como el compañero de fórmula del ex Presidente Lula.

La campaña se torna densa e interesante al haber sido definitivamente inhabilitado el ex líder del Partido de los Trabajadores, ya que todos pretenderán captar los votos de Lula.

Hasta el momento, el más opcionado es el aspirante de la extrema derecha Jair Bolsonaro, tomando en cuenta que el pueblo se debate entre la incertidumbre y la indignación, entre la inseguridad y el desempleo, entre el desprestigio internacional y la miseria.

Debo subrayar, que a pesar de su popularidad del 30% de la intención del voto, Lula da Silva, no podrá terciar en las elecciones, se ha vetado su candidatura.

El juez instructor de la causa del Tribunal Electoral, Luis Roberto Barroso, incluyó en su sentencia que “el ex dirigente del Partido de los Trabajadores, cuenta con 10 días para indicar un sustituto y que no puede hacer campaña publicitaria pidiendo el voto para sí mismo”.

Con los antecedentes expuestos, el candidato Jair Messias Bolsonaro, de 63 años de edad, militar de profesión, quien fue Concejal y Diputado Federal, hasta la presente fecha, es el que cuenta con mayor apoyo popular, le sigue la ecologista, María Osmarina Marina Silva, de 60 años de edad, ex candidata a la Presidencia de Brasil, en el 2010 y 2014, en su hoja de vida consta que se desempeñó como Ministra en Medio Ambiente y Senadora.

La impúdica conducta de los rectores de la vida política de ese gran país, la corrupción de muchos integrantes de las Cámaras Legislativas, que permitieron el saqueo de las arcas fiscales, produjeron que se agudicen la miseria y la desesperanza con caracteres alarmantes.

Por tanto, es indispensable que el noble pueblo de Brasil, inspirado por la Providencia Divina, escoja la mejor opción que permita al que triunfe en la contienda electoral adoptar las medidas conducentes a que se restablezca el imperio de la moral y del derecho y, además, ubique a ese gran país en el alto sitial que le corresponde.

2 de septiembre de 2018

back to top