Banner

SOBRE BIOTECNOLOGIA Y BIODIVERSIDAD DISCUTIRAN EN GUAYAQUIL

GUAYAQUIL,ABR.16(Agencia Ane).- Del 9 al 12 de Junio se realizará el Durante el II Congreso Internac...

NIÑAS TAROMENANE SEGUIRAN BAJO PROTECCION DEL ESTADO

QUITO,ABR. 15(Agencia Ane).- La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CORTE IDH) decidió que d...

EUROPA PIDE A VENEZUELA DESARMAR GRUPOS PROGUBERNAMENTALES

QUITO,ABR. 15(Agencia Ane).- El Parlamento Europeo pide al gobierno del presidente Nicolás Maduro ...

VUELOS BARATOS A ECUADOR OFERTA AEROLINEA “VIVACOLOMBIA”

QUITO,ABR.15(Agencia Ane).- La aerolínea “Vivacolombia” planea realizar vuelos baratos hacia Ecu...

  • SOBRE BIOTECNOLOGIA Y BIODIVERSIDAD DISCUTIRAN EN GUAYAQUIL

  • NIÑAS TAROMENANE SEGUIRAN BAJO PROTECCION DEL ESTADO

  • EUROPA PIDE A VENEZUELA DESARMAR GRUPOS PROGUBERNAMENTALES

  • VUELOS BARATOS A ECUADOR OFERTA AEROLINEA “VIVACOLOMBIA”

Lunes, 04 Junio 2012 18:08

EL ASESINATO DEL MARISCAL ANTONIO JOSE DE SUCRE Destacado

Escrito por  Javier Simancas C.

QUITO, JUN 4(Agencia Ane). A las 12 del día del 4 de junio de 1830 fue asesinado Antonio José de Sucre.

 Fue eliminado mientras cruzaba el sitio Montaña de la Venta-Berruecos, mientras regresaba a Quito para consolidar la unidad de la republica gran colombiana.

El asesino Apolinar Morillo fue ejecutado en una plaza de Bogotá doce años después y sus tres complices eliminados uno a uno misteriosamente meses después del primer magnicidio republicano.

Morillo era un oscuro coronel había sido enrolado a las filas del ejército colombiano por el general José María Obando,que se declaró uno de los más radicales detractores del Libertador Bolívar y del Mariscal Sucre. Obando, hombre de ambiciones políticas personales insospechables, fue acusado por el asesino principal de ser el principal autor intelectual del complot.

 El secreto sobre quien ordenó el crimen lo guardó Morillo por diez años. En 1840 es sometido a juicio. En una parte de sus  declaraciones confiesa: “ que habiendo llegado a Pasto el año de 30, expelido del Ecuador por sus opiniones políticas, encontróse con el General Obando, que le obligó a tomar servicio en las tropas que mandaba como comandante general del Cauca; que un día le llamó a la pieza de su habitación, y en presencia del comandante Alvarez le dijo. que la patria se hallaba en el mayor peligro de caer en poder de los tiranos, y que el único medio de salvarla era asesinar al general Sucre; que estaba para llegar de Bogotá y pasaba al Ecuador con el objeto de coronar a Bolívar; que así era preciso que en aquel mismo día marchase al Salto de Mayo, a casa de José Erazo, para ponerse de acuerdo con él sobre el medio de verificar aquel proyecto ; que le dio, en efecto, un papel que en sustancia contenía lo siguiente: El conductor dirá a usted a la voz el objeto de su comisión, y usted dirigirá el golpe, y manos a la obra; que aceptó la comisión, tanto por efecto de sus sentimientos patrióticos, como por la obediencia a su jefe; y que habiendo llegado a casa de Erazo, éste le proporcionó tres hombres armados con fusiles, a quienes no conoció ni supo sus nombres; que con ellos Erazo se dirigió a la Venta ; que en el camino se encontró con Sarria, quien habló a solas con Erazo, y los acompañó hasta el punto en que el mismo Erazo había calculado que debían colocarse los asesinos; que colocados éstos, es decir, los dos Rodríguez y Juan Cuzco, se retiraron él, Sarria y Erazo, en dispersión, al Salto de Mayo, en donde se reunieron aquella misma noche, y al día siguiente por la mañana tuvieron allí la noticia de la muerte del gran mariscal.”

 Además menciona al general Obando como promotor y pone de testigo de ello al comandante Antonio Mariano Alvarez.

A los que se refería el criminal era a los miembros del denominado Club Democrático-liberal (ahora podría ser llamado directorio del partido liberal) que fueron quienes decretaron su muerte, según lo releva el General D. Marcelino Vélez: “Esa junta, después de una gran deliberación, resolvió que era necesario suprimir al General Sucre, que era el único por su talento militar y su prestigio que podía conservar el predominio del Libertador en la Gran Colombia ; que, adoptada esa medida, se comunicó a Obando para suprimirlo, si iba por Pasto; al General Murgueitio, si se iba por la Buenaventura, y al General Tomás Herrera, si se iba por Panamá ; que se redactaron las comunicaciones del caso; y la junta se disolvió a las cinco de la tarde”.

 Junto a Morillo participaron en el crimen esa fatídica mañana del 4 de junio, Juan Gregorio Rodríguez Juan Cuzco,y Andrés Rodriguez. En el sitio Montañas del Salto, estos sujetos se habían ubicado a la derecha e izquierda del camino y sentados al borde del camino dispararon casi a quema ropa. Fue Moillo quien hizo los disparos certeros en la cabeza del Mariscal.

Posteriormente Cuzco,conocido como el cuzqueño, murió repentinamente a los pocos días del crimen; Andrés Rodríguez murió envenenado, cuando se dirigía a la Tamaningo a casa de Juan Erazo. Para matarlo colocaron veneno en un calabazo de agua y en un plátano, con que se le había proveído para que hiciese su almuerzo en el camino. En el momento en que bebió el agua cayó muerto.En cambio Juan Gregorio Rodríguez,apodado el peruano, murió en el cuartel de San Camilo de Popayán.

 El 18 de agosto de 1842 Apolinar Morillo fue condenado a muerte. “En la misma sentencia se ordenó que se reclamase la persona de José María Obando como autor principal del asesinato, y que se compulsase testimonio de la causa y se pasase a la autoridad competente para continuar el juicio contra José Erazo, Juan Gregorio Sarria y Fidel Torres, no incluyendo a Antonio Mariano Alvarez, por ser ya muerto de resultas de la guerra de rebelión en que siguió a Obando y Sarria.

 La sentencia fue confirmada por la Suprema Corte Marcial, el 25 de octubre de 1842 y notificada al autor del magnicidio el 28 del mismo mes y ejecutada el día 30.

 A los doce años del fatídico crimen y momentos antes de morir el autor escribe un mensaje póstumo que dice textualmente:

 A MIS CIUDADANOS, A MIS COMPAÑEROS DE ARMAS, A LA HUMANIDAD ENTERA

“… Cometí, es verdad, un delito, pero mi corazón no participó de él ; mi acción fue criminal, pero mis sentimientos jamás lo fueron ... Un destino funesto quiso que el ex general José María Obando, que tenía meditado el asesinato del gran mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre, de acuerdo con otros señores cuyos nombres no debo expresar en estos momentos, más, cuando la opinión pública los señala con el dedo, me escogió por instrumento, para entender en aquel crimen perpetrado en un hombre justo a quien yo respetaba. Acostumbrado a obedecer ciegamente las órdenes superiores, no tuve bastante

discernimiento para meditar en la naturaleza y consecuencias de la orden que se me daba, mucho más cuando me rodeaban multitud de circunstancias que impedía evadirme. Bastaba que emanara del Comandante General del departamento en donde me hallaba, es decir, de una autoridad legal, de Obando, en quien el Supremo Gobierno tenía depositada su confianza, para que yo no pensara más que en obedecer. Si mi voluntad la repugnaba, mi sumisión me compelía a ejecutarla, tanto más, cuanto al darme la orden que debía conducir a los ejecutores, se hizo valer como resultado de su ejecución, la salud de la patr ia, de esta patria, objeto exclusivo de todas mis afecciones, y en cuyo objeto tenía había

ofrendado desde muy temprano, mis haberes, mi sangre y mi vida... el que me tendió el lazo que hoy me arrastra al suplicio, sabía bien, que hablarme de la salud de la patria, era privarme de toda reflexión sosegada, y comprometerme sin restricción y sin reserva.”

“Mas apenas la víctima había sido inmolada, reconocí que era un crimen execrable en el que se me había complicado y no un servicio a mi patria : cuando oí la maldición que de todas partes se lanzaba sobre los perpetradores de aquel atentado ; entonces vi mis servicios anulados, mi reputación que tan cuidadosamente había procurado conservar, enteramente destruida, mancillado mi honor militar tantas veces aplaudido, y ennegrecido con la sangre de un jefe ilustre, cuyo valor admiraba y cuyas virtudes me encantaban ; entonces conocí en toda su extensión el horror de mi infortunio. El remordimiento

emponzoñó mi existencia, sin gozar en adelante un momento de paz. La idea implacable de aquel hecho me ha perseguido incesantemente, en la noche, en el día, en la vigilia y en el sueño : jamás, ni un instante me ha dejado de reposo ... y el remordimiento, más penetrante que las balas que atravesaron la víctima inocente, ha desplazado constantemente mi corazón.”

“Yo perdono al ex general José María Obando el haberme arrastrado al abismo donde me encuentro : esta acción cuyo valor solo puede medirse por la intensidad del largo martirio moral que he sufrido durante doce años, y por el trance final que lo colma ; esta acción, digo, será de algún mérito ante Dios misericordioso que me espera, y en quien confío. Mis días acaban de ser contados, y la eternidad se

abre ante mí. En este momento, próximo a comparecer delante del Juez que lee nuestros corazones, y que no puede ser engañado, declaró solemnemente, que cuanto he expuesto y confesado en mi proceso, es verdad en toda fuerza ; que nada he disfrazado ni alterado ; mi boca es el órgano de la verdad, pues hablo a la hora del desengaño, en el momento de la severa realidad, cuando nada tengo que esperar ni temer de los hombres.”

“Marcho ya para el suplicio ... Adiós para siempre ... ! Que mis años y el sacrificiodel único bien que me restaba, la vida, aplaquen la sombra de Sucre ... satisfagan la justicia y la humanidad !

... !Que a la misericordia de Dios se una a la de los hombres ! .... “En la capilla del Cuartel de San Agustín, a 28 de noviembre de 1842. - Apolinar Morillo.”

 El crimen conmocionó a todos los ciudadanos que lograron su independencia gracias a Sucre.Fue descubierto 10 años después de consumado por una casualidad. Se abrió la causa y el principal autor material fue condenado a muerte y ejecutado en una de las plazas de Bogotá.

  El pensamiento político de Bolívar y de Sucre fue mirar a los países independizadores por su espada como una sola patria, unidos todos por los hombres, la situación geográficas, las identidades históricas, tradición y nueva estructura de gobierno, pero hombres ambiciosos y criminales frustraron este anhelo que comenzaba a vislumbrarse a pocos meses de que América se separaba de la agónica dominación española


Leer 2986 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
You are here