Banner

ECUADOR: JULIO TERMINA CON MAS ACCIDENTES DE TRÁNSITO Y HORRENDOS FEMINICIDIOS

QUITO,Jul24. (AgenciAne)._ Julio termina con un elevado índice de accidentes de transito que h...

FMI NO CAMBIA PREVISIONES DE DESARROLLO DE ECUADOR PARA 2017-2018

QUITO.JUL.24.(AgenciAne)._ Las previsiones del FMI sobre Ecuador, al concluir julio, no tuvieron...

CORREA CUESTIONA UBICACIÓN DE DOS UNIVERSIDADES ECUATORIANAS COMO LAS MEJORES

QUITO,JUL. 23 ( AgenciAne)._ El ex presidente Rafael Correa Delgado cuestiona que dos universidad...

IGLESIAS DE COLOMBIA Y ECUADOR AYUDARAN PARA EL RETORNO DE LOS DESPLAZADOS

IPIALES, JUL,22( AgenciAne) ._ Las iglesias católicas de Colombia y Ecuador comenzaron a analizar ...

  • ECUADOR: JULIO TERMINA CON MAS ACCIDENTES DE TRÁNSITO Y HORRENDOS FEMINICIDIOS

  • FMI NO CAMBIA PREVISIONES DE DESARROLLO DE ECUADOR PARA 2017-2018

  • CORREA CUESTIONA UBICACIÓN DE DOS UNIVERSIDADES ECUATORIANAS COMO LAS MEJORES

  • IGLESIAS DE COLOMBIA Y ECUADOR AYUDARAN PARA EL RETORNO DE LOS DESPLAZADOS

Jueves, 30 Marzo 2017 21:13

NUNCA SE LLEGÓ A DESCUBRIR QUIENES ASESINARON AL ARZOBISPO JOSÉ IGNACIO CHECA Y BARBA Destacado

Escrito por  ANE Agencia de Noticias de Ecuador

Por Javier Simancas Cevallos

QUITO,MAR. 30 ( AgenciAne).- La muerte del arzobispo de Quito, monseñor José Ignacio Checa y Barba, sigue siendo un misterio a pesar del tiempo transcurrido.Hasta hoy no se ha podido descubrir quién o quiénes lo asesinaron.

El alto representante de la Iglesia Católica ecuatoriana fue envenenado mientras oficiaba una ceremonia religiosa en la Catedral de Quito, por Viernes Santo, el 30 de marzo de 1877. El vino que bebió de su caliz contenía una porción de estricnina que le causó su muerte fulminante.

Después del asesinato se entretejieron múltiples versiones sobre las razones para este crimen que era el segundo a dos años del atentado criminal que cegó la vida del presidente José Gabriel García Moreno, otro de los más altos representantes del catolicismo.

El año 1877 fue el más tormentoso en lo político y social. De un lado el Clero que pujaba por sostenerse y sobre todo seguir en el Poder y del otro las fuerzas liberales que buscaba recuperar espacio tras la muerte de García Moreno y con la desaparición de Monseñor Checa y Barba.

Las inculpaciones apuntaban al dictador de ese entonces, General Ignacio de Veintemilla como máximo representante del partido Liberal; al partido conservador; a la masonería; a la misma Iglesia Católica y a un acto personal de un clérigo resentido que odiaba al Arzobispo.

El canónigo Manuel Andrade Coronel fue el principal sospechoso. También José Vicente Solís Terán por ser poseedor de la sustancia utilizada y que estuvo con la víctima en el presbiterio de la Catedral aquel día funesto.

El Canónigo Andrade Coronel fue detenido y llevado a una cárcel común e inmediatamente sometido a la justicia civil por orden del gobierno en un esfuerzo por apaciguar los ánimos y el enervamiento de los quiteños que se volcaban a las calles para condenar el crimen.

Esta inculpación y prisión provocó la reacción de la Iglesia Católica que exigió que el mencionado clérigo sea juzgado por los tribunales eclesiásticos conforme a los términos de Concordato suscrito entre el Estado ecuatoriano y la Santa Sede, en la presidencia de García Moreno.

El crimen quedó en la impunidad sin embargo de que la familia de la víctima presentó una acusación particular a través del doctor Luis Felipe Borja.Este abogado vinculado a la familia Checa y Barba en parte de su alegato señala que: (…) “ el asesinato fue fraguado por un círculo que, al perpetrarlo, se proponía algún fin político o religioso. Ese círculo debió componerse, o bien de individuos del Clero, o bien de conservadores, o de algunos sedicientes liberales que miraban al Ilmo, señor Checa, como un obstáculo para llevar a cabo las reformas que en su concepto debián hacer en el Ecuador. “

(…) “la sana lógica y la opinión pública, ha decidido, pues, que el asesinato es obra del tercer círculo, y esto es indudable y evidente. Pero menester es confesar que si no hay dificultad alguna al determinar el grupo que cometió el asesinato, sí es difícil señalar de uno en uno todos los criminales,” agrega el texto del acusador.

Este crimen político agudizó más las tensiones entre clero y gobierno que terminó con la terminación del Concordato y una feroz lucha entre el gobierno de Veintemilla y el Clero. El sucesor de monseñor Checa y Barba, el Vicario Capitular de la Arquidiócesis y Administrador Apostólico en Sede Vacante, monseñor Arsenio Andrade fue desterrado. Además se llegó al extremo de que el gobierno ordenaba el repique de campanas en las iglesias y si se desobedecía éstas eran multadas. La iglesia por su lado también adoptó medidas radicales. Entre ellas cerrar las puertas de los templos para impedir el ingreso de los feligreses. Fue la primera huelga clericaly de protesta que agudizó las tensiones.

En lo político el partido Conservador fue proscrito y sus dirigentes perseguidos cuando emprendían acciones conspirativas para derrocar al dictador Veintemilla.

Estas confrontaciones a menos de 47 años del nacimiento de la República son parte de la historia de luchas entre liberales y conservadores cargada de odios, rencillas, ambición de poder que culminaron con este segundo crimen político. Es que, como escribió el historiador Carlos de la Torre Reyes, “…La persecución religiosa, neciamente desatada, daba visos de veracidad, en esos momentos de confusión, a la tesis de la intervención oficial en el luctuoso suceso. La abolición del Concordato fue uno de los actos del Gobierno que despertó mayor indignación en el pueblo católico…”

Leer 291 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
You are here