Banner

COLOMBIA Y ECUADOR PIDEN A OEA APOYO PARA ENFRENTAR NARCOTERRORISMO

QUITO,ABR.21 (AgenciAne)._ Los gobiernos de Colombia y Ecuador hicieron un llamado para que los...

EL “GUACHO” ES EL BRAZO ARMADO DEL CARTEL MEXICANO SINOLOA

BOGOTA,ABR. 20 ( AgenciAne)._ El Fiscal General de Colombia, Néstor Humberto Martínez, aseguró que...

IGLESIA COLOMBIANA OFRECE MEDIAR PARA LIBERACION DE OSCAR VILLACÍS Y KATTY VELASCO

BOGOTA,ABR.20 ( AgenciAne)._ La Conferencia Episcopal de Colombia, ofreció mediar para lograr la ...

PRESIDENTE MORENO DICE QUE RENUNCIARA SI COMPRUEBAN QUE MIENTE

QUITO,ABR.19( AgenciAne)._ El presidente Lenin Moreno Garcés, amenazó con renunciar si comprueba...

  • COLOMBIA Y ECUADOR PIDEN A OEA APOYO PARA ENFRENTAR NARCOTERRORISMO

  • EL “GUACHO” ES EL BRAZO ARMADO DEL CARTEL MEXICANO SINOLOA

  • IGLESIA COLOMBIANA OFRECE MEDIAR PARA LIBERACION DE OSCAR VILLACÍS Y KATTY VELASCO

  • PRESIDENTE MORENO DICE QUE RENUNCIARA SI COMPRUEBAN QUE MIENTE

Viernes, 29 Septiembre 2017 21:22

EL 30S NO HUBO INTENTO DE GOLPE DE ESTADO SINO UNA INSUBORDINACION POLICIAL Destacado

Escrito por  ANE Agencia de Noticias de Ecuador

QUITO,SEP 30( AgenciAne)._ El gobierno de la revolución ciudadana no pudo establecer hasta ahora si el 30 de septiembre del 2010-30S, hubo o no un intento de derrocar al presidente Rafael Correa.

Siete años después. de ese episodio sangriento., más se afianza la tesis de que nunca hubo un intento de golpe de Estado y menos de derrocar al presidente Rafael Correa Delgado. De un lado por la inexistente y fragmentada oposición política y del otro lado por el severo control sobre las fuerzas armadas que antes eran un factor decisivo para este tipo de aventuras antidemocráticas-.

Fue un hecho aislado, totalmente diferente al que ocurrió en la administración social cristiana en 1985, en cuyo año el presidente Leén Febres Cordero Rivadeneira fue secuestrado por un comando de la FAE encabezado por un general descontento y llevado a una base aérea militar. Hubo movimiento de tropas e incidentes entre las ramas de las Fuerzas Armadas. Sin embargo no fue derrocado pese a que este general fue apoyado por el Congreso radicalmente opuesto que incluso declaró vacante el cargo y por las fuerzas de izquierda extremista y de centro izquierda que querían terminar con el gobierno conservador.

El 30 de septiembre del 2010 lo que si hubo fue una insubordinacion del regimiento Nº 1 de la Policia Nacional,acantonado en Quito y unos pequeños brotes en otras plazas del país.

Ese día, a tempranas horas, el personal de tropa y un grupo reducido de oficiales iniciaron una protesta en rechazo a la aprobación, por parte de la Asamblea Nacional, de la Ley Orgánica de Servicio Público porque les disminuía sus ingresos mensuales.

El Presidente Rafael Correa se presentó a dicho Regimiento para impedir que se extienda la insubordinación. Fue abucheado por la tropa mientras intentaba explicar el alcance de esa ley e incluso fue víctimas de agresiones cuando intentó abandonar el cuartel..Esta reacción policial provocó que el equipo de protección presidencial, lo traslade al hospital policial en donde, desde una habitación dio declaraciones a la prensa, firmó digitalmente el decreto 488 y se mantuvo en permanente contacto telefónico con miembros de las Fuerzas Armadas, ministros, asambleístas y con presidentes de varios países de América del Sur.

El Decreto 488, con declaró el estado de excepción en el país".Mientras permanecía en el hospital, se produjeron numerosos incidentes en otras unidades policiales e incluso de empleados y soldados de las Fuerzas Armadas.

El 30S se registraron cinco muertos, en la capital, producto de los enfrentamientos,especialmente cuando el Ejército ingresó al hospital para permitir la salida del presidente y otros cinco en Guayaquil, como consecuencia de saqueos.

Un años después Correa fue denunciado ante la Fiscalía del Estado para que esta investigue y establezca responsabilidades por un supuesto crimen de lesa humanidad cometido dentro de los hechos del 30S.

La Fiscalía General no encontró elementos de convicción para establecer responsabilidades contra el gobernante y un conjuez, en el año 2012, ordenó el archivo de la denuncia y calificó la misma de "maliciosa y temeraria", de acuerdo al Código de Procedimiento Penal vigente en ese año.

Los denunciantes fueron el asambleísta Clever Jiménez y sus asesores Fernando Villavicencia y Carlos Figueroa.Contra estos Correa interpuso una querella por el delito de injuria, tipificado y sancionado en el artículo 494 del Código de Procedimientos Penal pero estos presentaron una demanda de recusación contra la Juez de Primera Instancia, en razón del fuero que tenía el asambleísta Jlménez Cabrera, pero fue rechazada el 10 de abril de 2013 y 6 días después, el 16 de abril se dictó sentencia condenatoria.

Jiménez Cabrera y Carlos Eduardo Figueroa. Debían ir a la cárcel para cumplir una condena de año y medio de prisión y multa de 31.oo dólares y el médico Figueroa 6 meses y multa de 8 dólares.

Los sentenciados presentaron los recursos de aclaración y ampliación de la sentencia y de nulidad y apelación de la sentencia de primera instancia, pero los jueces ratificaron la medida judicial.También fue rechazado un recurso de casación y el 29 de enero de 2014, el Tribunal declaró "por unanimidad improcedente” el mismo.

Las investigaciones de inteligencia y de comisiones especiales no han podido identificar quienes estuvieron detrás de esta sublevación policial considerada por el régimen como la punta de lanza para el golpe de Estado. Lo que si ha pasado es que justicia sentenció con años de cárcel a decenas de policías de tropa y algunos oficiales por la insubordinación. Algunos fueron dados de bajas de la Institución policial y los menos indultados tras ser sentenciados.

En la insubordinación también participaron personal civil y de una de las ramas de las Fuerzas Armadas.

Las investigaciones concluyeron señalando que Correa nunca estuvo reternido por la fuerza en el hospital policial de Quito sino que se atrincheró ante el temor de que los revoltosos que se apoderaron del cuartel.

Siete año después aún no se sabe con certeza quién o quiénes disparon contra los soldados que murieron en el operativo militar pero las viudas e hijos continúan, cada año, dejando flores en sus tumbas,incluso en el sitio cercano al hospital en donde cayó un policía nacional.

Este caso de crimen de lesa humanidad ahora esta en manos de la Corte Internacional de Justicia que deberá decidir si admite la misma e iniciar el proceso contra Correa.

Leer 372 veces
Inicia sesión para enviar comentarios
You are here