Banner

ECUADOR AUN NO TIENE NUEVO TRATADO BILATERAL DE PROTECCIÓN DE INVERSIONES

QUITO(FEB.16.2019. AgenciAne)._ El Ecuador aún no tiene el nuevo modelo de tratado de protecci...

SI BANQUEROS ISAIAS SON DEPORTADOS LES ESPERA LA CARCEL EN ECUADOR

MIAMI(FE.16.2019,AgenciAne)._ Si los banqueros William y Roberto Isaías son deportados de Estados...

HUBO IRRESPONSABILIDAD, DESPILFARRO Y NEGLIGENCIA EN CORTE CONSTITUCIONAL

QUITO(FEB.14.2019.AgenciAne)._ La irresponsabilidad, la negligencia y el despilfarro caracterizó la ...

POCO IMPORTA A ECUATORIANOS LA CORRUPCIÓN DEL SECTOR PUBLICO

QUITO(FEB 14.2019.(AgenciAne)._ Solo el 14 por ciento de los ecuatorianos cree que la corrupción ...

  • ECUADOR AUN NO TIENE NUEVO TRATADO BILATERAL DE PROTECCIÓN DE INVERSIONES

  • SI BANQUEROS ISAIAS SON DEPORTADOS LES ESPERA LA CARCEL EN ECUADOR

  • HUBO IRRESPONSABILIDAD, DESPILFARRO Y NEGLIGENCIA EN CORTE CONSTITUCIONAL

  • POCO IMPORTA A ECUATORIANOS LA CORRUPCIÓN DEL SECTOR PUBLICO

Sábado, 14 Julio 2018 19:45

TESTIMONIO DE LA ULTIMA SEMANA DEL GOBIERNO DE ANASTACIO SOMOZA Destacado

Escrito por  Reportajes publicados en el diario El Tiempo de Quito, entre el 16 y 20 de julio de 1979

Los hechos ocurridos antes del 20 de julio de 1979 en que terminó una de las dictaduras más violentas que tuvo Nicaragua, fueron cubiertos por Javier Simancas Cevallos, enviado especial del diario EL TIEMPO de Quito. Simancas cubrió los acontecimientos en el Frente Sur que comandaba Eden Pastora, las negociones para la transición una vez que deje el Poder Somoza y el inicio del gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

                                                                                PRIMERA  PARTE

                                                                      DIARIO EL TIEMPO 16 JULIO 79

TESTIMONIO: ULTIMA SEMANA DEL GOBIERNO DE ANASTACIO SOMOZA

Javier Simancas C.

LA CRUZ, COSTA RICA, 15.- Nuestra primera misión de informar a los lectores de este periódico sobre un conflicto bélico fue recibida con bombas que aviones de la Fuerza Aérea nicaraguense lanzaron hacia el territorio fronterizo sur de Costa Rica, país que no tiene ninguna participación en la guerra entre el Frente Sandinista de Liberación Nacional y la Guardia Nacional de Anastacio Somoza.

Habíamos llegado hasta la pequeña población fronteriza de La Cruz la noche del martes 9. Un viejo auto color rojo, conducido por un ex guardía civil tico nos transportó desde San José hasta este lejano pueblo para intentar entrar por ese sector de frontera al territorio nicaraguense y acompañar a las fuerzas sandinistas hasta Managua.

Un maltrecho puente divide a las dos naciones y por él se evacuaban guerrilleros sandinistas heridos, víctimas del bombardeo de ese día.

El miércoles 1O intentamos, por segunda vez, pasar a zona nicaraguense, por el sitio La Vuelta, apenas a 5 kilómetros de la frontera. Nuevamente los ataques desde un avión y a veces con un helicóptero se reanudaron. La nave "Push and Pull" picó directo hacia nosotros que apenas alcanzamos, en pocos segundos, protegemos en unos árboles de mango. Quedamos cubiertos de fango, ramas y hojas. Soló oí un agudo sumbido y luego una, dos y tres explosiones tan cerca y tan lejanas,mientras el avión se perdía en el cielo despejado.

Este fue el bautizo y la bienvenida: bombas, heridos, muertos, aturdimiento; miedo,mientras el sol tropical nos empujaba al tupido monte en busca de sombra en esta frontera en guerra.

Nunca había sentido tanto miedo ante el peligro de muerte; el sudor recorría mi cuerpo y empapaba mi ropa. Junto a mi, César de la Rosa,el fotográfo del Diario, también hacía esfuerzos para serenarse.

Cuando apenas nos reponíamos del primer ataque, volvió a la carga el mismo "Push and Pull" plateado y brillante. Esta vez el blanco fueron los puestos de socorro de la Cruz Roja Internacional. Una bomba estalló cerca de una de las ambulancias estacionada al filo de la carretera; otra bomba cayó cerca del frágil y maltrecho puente, sin alcanzar su objetivo. La nave también disparó ráfagas de metralla cuando embestía en picada.

Las esquirlas de arena y pavimento salpicaron sobre mis piernas. Había creído que bajo una ambulancia eramos intocables porque ese puesto de socorro recibía los heridos más graves del Frente Sandinista. Estos heridos más tarde fueron evacuarlos, gracias al mal tiempo que impidió la reanudación de los ataques aéreos.

Los medicos, enfermeros,choferes, guardias civiles ticos también reaparecieron dejando el tupido monte,como nosotros, incrédulos y confundidos.. También los campesinos luego e contaban su propia historia sobre lo que ellos llamaban sus batallas, pues los disparos de sus viejos fusiles no alcanzaron el objetivo de tumbar aviones. Sus armas no servían para nada. Los campesinos de Peñas Blancas, uno de los puntos más asediados, comenzaron a abandonar sus casas. La “zona de nadie” se agrandaba y era una realidad el control sandinista de una parte del territorio de Costa Rica.

En esta zona el objetivo somocista era acabar con el Frente Sur del Sandinismo bajo el mando del comandante Eden Pastora.Para ello helicópteros y aviones,incluso los pesados DC3, hostigaban y atacaban los puestos fronterizos costaricenses de La Cruz, San Zapote, La Vuelta, Peñas Blancas. Por ese sector era abastecido el Frente Sur cuyo cuartel general estaba en la ciudad de Liberia,a unos 80 kilómetros de la frontera, desde donde se conectaban con el puesto de avanzada ubicado en la población de la Cruz. En las pocas horas de tregua o descanso los guerrilleros llegaban hasta esta población y compartían sus experiencias. Cada uno con sus historias de heroísmo o angustias. Uno nos narró su experiencia de franco tirador quien, según contó, camuflado entre los árboles eliminaba a sus adversarios. Su cuchillo con varias rayas en el mango era el testimonio del número de sus víctimas.

En La Vuelta y Peñas Blancas ya no quedaba nadie. Nuestro conductor optó por regresar a San José para cambiar el viejo automóvil rojo por un jeep amarillento y más viejo que el anterior. En la frontera tica, apenas quedaron unos cuantos vehículos del Ministerio de Obras Públicas que discretamente apoyaban la logística guerrillera y las ambulancias de la Cruz Roja.

Los guardias civiles camuflados en medio de la espesura del monte hacían solo acto de presencia. Perros hambrientos gemían reclamando a sus dueños la ración del día.

En este sector fronterizo fui testigo de las últimas horas del somocismo en el Frente Sur comandado por Edén Pastora. Me quedé en lo que se llamó “territorio de nadie”. No podia ni regresar ni avanzar, estaba atrapado. En la misma situacion estaban otros corresponsales de guerra que se unieron un día más tarde a esta cobertura.Los demás lograron salir oportunamente.

En La Cruz, la sicosis de la guerra se apoderó de la gente. Los evacuados y los moradores no dejaban de mirar el cielo. Una de las naves somosistas ya no se contentó en atacar los puentes de La Vuelta y San Zapote o Peñas Blancas, sino que cada vez más penetraba hacia zona costarricense en un intento de cortar la línea de abastecimientos para doblegar a Pastora.

La Guardia Civil “tica” fue reforzada con un cañón antiáereo enviado por las Fuerzas Armadas de Venezuela. Esta arma más bien se convirtió en objeto de curiosidad de los cruceños que nunca habían visto algo similar porque en Costa Rica no existen fuerzas armadas. ·

La Cruz fue declarada en emergencia y el toque de queda se impuso desde las siete de la noche. No podía circular ningún vehículo ni persona. A las ocho de la noche se cortaba el casi inexistente servicio eléctrico.El pueblo en tinieblas aumentó más la tension. Un ataque nocturno era esperado, mas lo impidió la lluvia que no cesó en toda la noche.

El miedo no tiene privilegios. Periodistas de las guerras del Lejano Oriente, Vietnam,Angola, también enfrentaban lo incierto. Decían que en las guerras convencionales se sabía los objetivos de ataque y luego sus resultados pero no en una Guerra de guerrillas.

El drama sangriento que vive Nicaragua tiene dos protagonistas: El Frente Sandinista de Liberación Nacional y el General Anastasio Somoza y su guardía nacional.

En esta guerra el pueblo nicaraguense ha sufrido las peores consecuencias. En el Sur la lucha es intensa. El objetivo de Pastora es llegar a Rivas,en el norte, en donde los somocistas tienen su último y más fuerte bastión.



Leer 247 veces Modificado por última vez en Sábado, 14 Julio 2018 20:06
Inicia sesión para enviar comentarios
You are here