Menu
Viernes, 30 Diciembre 2022 01:30

EL AMOR A LO QUE SE HACE

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Dr. Hernán Patricio Orcés Salvador*

Hay que tener mucho amor a las cosas que se hacen, trátese de nuestro trabajo, de nuestra profesión, de nuestros hobbies, de nuestros deportes, de nuestras actividades de cualquier índole, en definitiva de todo aquello que pensamos que nos debe dar felicidad y gozo y que a través de su realización no sentimos el paso de las horas, pues éstas transcurren tan rápido que parecería que nos falta tiempo para completar nuestras tareas.

Especialmente me quiero referir a lo que se relaciona con el trabajo que efectuamos, lo que hacíamos anteriormente o que vemos su accionar en otras personas y estaría por supuesto incluida la actividad profesional porque podría ser ese nuestro trabajo predominante.

 Da alegría y admiración observar a tantas personas y puede ser sobre todo en nuestro vínculo familiar más estrecho, especialmente los hijos, y verles que se esmeren tanto en cumplir su trabajo con puntualidad, responsabilidad y con mucho profesionalismo y que se levanten con el mejor ánimo de realizar sus tareas diarias, sin importar el estado del clima, puede ser de calor, frío, lluvia, sol o cualquiera otra circunstancia adversa, que pensaríamos podría hacer decaer el ánimo, pero no, vemos con que alegría y gozo inician sus actividades diarias, el desarrollo de su jornada de trabajo y cuando concluye la misma. Ese regocijo y esa alegría en todo momento demuestra, ese inmenso amor que tienen a su trabajo.

Qué frustrante es en cambio, cuando otras personas a las que observamos en su diario trajinar, que se le levantan con todo el desánimo del mundo, sin ninguna alegría y van a su trabajo solo por el hecho de que tienen que cumplir una tarea y sobrellevar una carga. Qué decepcionante aquello, porque se ve su poco interés por sobresalir y superarse.

Que importante amar lo que hacemos y habernos entregado con todo el afán de cumplir lo mejor y dejar un testimonio y un paso imperecedero por donde nos haya tocado transitar en nuestro camino y que mejor si ha sido de logros y realizaciones del trabajo realizado.

Se tienen casos extraordinarios de esos seres privilegiados dedicados a la ciencia, que amaban tanto lo que hacían, que ni siquiera dormían las horas necesarias, dejaban muchas veces de comer y de compartir con otras personas, por dedicarse a las ciencias; pasaban horas y horas encerrados tratando de demostrar sus teorías y no paraban hasta que sus investigaciones llegaran a buen término como es el caso de Galileo, Newton, Einstein y Hawking para citar unos pocos casos.

 *Damos la bienvenida al doctor Hernán Patricio Orcés Salvador, prestigioso catedrático de la Universidad Central,  que se incorpora como columnista de nuestro portal www.radioequinoccio.com.

 

Visto 535 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Slider

Slider

Slider

Slider