Menu
Domingo, 11 Febrero 2024 03:11

LOS COQUEROS DE NAPO (IV)

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

 DIARIO EXPRESO DE GUAYAQUIL

29 DE MAYO DE 1990

 LOS   COQUEROS   DE NAPO (IV) 

Por Javier Simancas C.

No hay duda que las instituciones públicas encargadas de la lucha contra  el tráfico de drogas  no tienen   la suficiente capacidad  de  maniobra para  enfrentar   este   azote que   opera   en esta "isla de paz." Lo que si tienen son   estudios , perfiles, diagnósticos  de   una realidad   temebrosa;saben    que   las provincias de Sucumbíos y Napo  son  parte   del triángulo del narcotráfico colombo-peruano-boliviano -brasileño.  

También tienen  conocimiento de que   el territorio ecuatoriano es un puente para el suministro de precursores químicos,que junto a las  actividades de  los narco-abogados, narco-jueces, narco- carceros , narco-bancos, narco químicos, narco lavadores  de dólares y testaferros en lod drctores de la agro-industria , construcción bienes-raíces;en la grande y pequeña industria,, forman una poderosa red     que  tiene      profundas raíces no sólo en los sectores  privado  y público, cuyos representantes  protejen   las operaciones   ilegales para convertirlas en   lícitas.

Los presidentes  andinos en   19 8 4  en esta capital firmaron la   Declaración “Rodrigo Lara   Bonilla”  para   impulsar  los esfuerzos conjuntos para  combatir el narcotráfico. El Parlamento Andino y Latinoamericano ha hecho   otro  tanto. Por  desgracia  todo parece que ha quedado en declaraciones retóricas frente a la realidad.

Lo mismo ocurre en el orden interno.Varios proyectos legislativos para reformar la   antigua   Ley 108 y convertirla en una más   ágil, moderna y preventiva, han chocado con los oscuros intereses de los traficantes que,   igualmente, han extendido sus brazos hacia los  órganos de control público  y político.

Las propuestas  han sido calificadas como demasiado teóricas yantinacionales que  responden a consignas  foráneas antes que a vislumbrar   soluciones propias. Se ha dicho  que  si se controla el contrabando de precursores químicos y los cultivos de coca y se declara una  guerra  total a los productores de cocaína, se resolvería  el conflicto .

En cierto modo las reformas apuntan  hacia   esos objetivos, aunque sin  la claridad  que exige la lucha contra  este azote que en nuestra "isla  de paz"   ya ha cobrado   varias víctimas y seguirá su tributo             si es que   no se asume con seriedad y sin miedo esta batalla para  evitar  que   los  males de Colombia y Perú invadan nuestro territorio.

Los coqueros   de Napo  trabajan, los    legisladores       descansan . No hay  sindéresis entre lo que    se pregona y se hace.El gobierno mira hacia otro lado.

Visto 155 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Slider

Slider

Slider

Slider