Menu
Domingo, 07 Noviembre 2021 18:56

EN DEFENSA DEL CONSUMIDOR

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

DIARIO EL TIEMPO DE QUITO

25 DE NOVIEMBRE DE 1978

Contra viento y marea

EN DEFENSA DEL CONSUMIDOR

Javier Simancas C (Juan de la Luna S.)

La mayor parte de los productos alimenticios han subido de precio. El Gobierno sin embargo  no ha tomado ninguna decisión en defensa del consumidor ecuatoriano que en alto porcentaje depende de sueldos y salarios fijos y bajos.

Las causas para esta escalada alcista tiene múltiples orígenes. Aducen  dicho incremento  por la falta de agua para productos como la papa que no ha tenido una cosecha normal. En el caso de las gramíneas el aumento es atribuido  a una mala política gubernamental instrumentada a través de la Empresa Estatal de Comercialización, ENAC y  por la competencia entre los pequeños comerciantes y los almacenes de la empresa nacional de productos vitales, ENPROVIT en donde, incluso, se dan casos de perjuicio al consumidor por la irregular forma de enfundar los productos  en sus bodegas. A esto se añade la especulación y el acaparamiento  de los que  se dedican a  explotar  a los consumidores.

Frente a esta situación, en cambio, los sueldos y los salarios continúan inalterables desde hace más de dos años,  Son estos sectores  los más afectados que se han visto obligados a adoptar medidas de hecho  y sufrir las consecuencias que  se derivan de ellas. En esta capital decenas de trabajadores y estudiantes están en huelga de hambre reclamando porque bajen los precios, estabilidad en sus trabajos, alza de salarios, en fin, un sin número aspiraciones sociales.

La  hipócrita neutralidad con que pretenden actuar las autoridades competentes, sean policiales, económicas y de trabajo  en  defensa del trabajador y del consumidor    es la causa   y muy grave  que alimenta  la  alteración  de la paz pública.

No hay política definida en defensa del consumidor, no hay control de precios, no hay esperanzas de solucionar los problemas salariales. La familia ecuatoriana vive en un ambiente de inseguridad social y económica que no concuerda con los principios universales consagrados en los Derechos Humanos, concretamente en su artículo 25 que dice textualmente: “ ...Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que lo asegure, así como a su familia, la salud y el  bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica, y los servicios  sociales necesarios; tiene así mismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez y otros casos de pérdidas de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad ...”.

Artículo escrito por Javier Simancas C. con el seudónimo de Juan de la Luna S.

Visto 1460 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Slider

Slider

Slider

Slider