Menu
Miércoles, 13 Marzo 2024 01:32

HAITÍ: ENTRE CONSPIRADORES NACIONALES Y EXTRANJEROS

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Fernando Borja Gallegos
12 de marzo de 2024
Hoy, marzo 2024 aparece la noticia de que se celebró en Jamaica la Cumbre Extraordinaria del CARICOM, la que abordó la grave situación en que se debate el pueblo de Haití.
El presidente de la Comunidad del Caribe, Irfann Ali, Presidente de Guyana, informó a la prensa internacional que el Primer Ministro Ariel Henry dimitirá luego de que se establezca un Consejo Presidencial de transición y el nombramiento de un Primer Ministro.
Oportuno subrayar que el Primer Ministro Ariel Henry, que se posesionó de su cargo el 2022 y cuya dimisión exigen las bandas criminales como condición para detener la violencia.
El Primer Ministro Ariel solicito el despliegue de fuerzas militares internacionales el mismo año 2022.
Ante la citada solicitud el 10 de octubre el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, propuso desplegar una fuerza de acción rápida.
El 29 de julio de 2023, el Gobierno de Kenia con el grupo de naciones amigas de Haití, ofrece encabezar una fuerza internacional de paz.
El 31 de agosto, la oficina integrante de las Naciones Unidas en Haití, destaca que la violencia ha llevado a la muerte a más de 3494 personas.
Por lo expuesto, en octubre, el Consejo de seguridad de la ONU aprueba “desplegar una fuerza multinacional de asistencia a la Policía de Haití por un año, prorrogable”.
En el mismo mes un grupo de expertos de la ONU acusa al ex Presidente Michel Martelly, entre otros, como financiador de bandas criminales para proteger sus bienes o conseguir votos.
En el presente año, precisamente en febrero aumenta la violencia y las protestas al grito de que se vaya Ariel Henry.
El Presidente de Kenia, William Ruto y Ariel Henry, firman un documento por el cual se establece que 1000 policías kenianos saldrán para Haití. Despliegue que no tuvo lugar.
Mientras tanto, bandas criminales asaltan la cárcel de Puerto Príncipe de la cual se fugan más de 3000 reclusos.
En los primeros días de marzo se declara el estado de emergencia y el toque de queda.
Ariel Henry que se encuentra en San Juan Puerto Rico, el 5 de marzo, conoce la declaración del jefe de las bandas criminales Jimmy Chérizier, alias “barbecue”, en la cual consta “que si no dimite Henry el país se encamina a un genocidio”.
Ante lo previsto en la mentada CUMBRE EXTRAORDINARIA DE LA COMUNIDAD DEL CARIBE a la que asistió el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, las bandas armadas rechazan la intervención de fuerzas extranjeras en Haití y aseveran que “están lanzando una batalla para liberar al país de las garras de los políticos tradicionales y de los oligarcas corruptos” y piden a la comunidad internacional que “de una oportunidad a Haití de decidir quién los debe dirigir, qué forma de gobierno queremos y cómo vamos a sacar al país de la miseria. No tenemos miedo. Nadie puede asustarnos, haciéndonos creer que van a cazarnos en nuestro propio país. No estamos haciendo una revolución pacífica. Estamos haciendo una revolución sangrienta”.
Considero oportuno rememorar que en mi artículo “Haití: entre la muerte del Presidente y el fin de la democracia”, publicado el 9 de julio de 2021, en Radio Equinoccio.com sintetizo la tenebrosa historia del indómito pueblo de Haití que se debate en la más absoluta miseria por obra de una clase política dominante: corrompida y tenebrosa.
Fundamental destacar que el Presidente Moise, fue asesinado cuando faltaban 60 días para las elecciones convocadas para elegir Presidente de la República y Miembros del Congreso Nacional
El Presidente Moise poco antes del magnicidio, advirtió sobre un posible plan para derrocarlo: “los oligarcas corruptos acostumbrados a controlar a los Presidentes, a los Ministros, al Parlamento y a la Función Judicial, piensan que pueden tomar la Presidencia, pero solo hay un camino: las elecciones. Nuestras decisiones sientan mal a quienes se sienten poderosos e intocables. Un pequeño grupo de oligarcas están detrás del golpe y quieren apoderarse del país”. Afirmó.
Se infiere de lo expuesto que las organizaciones internacionales deben intervenir y precautelar el Orden Jurídico oportunamente. La intervención extemporánea corrompe, facilita la impunidad y produce el consiguiente rechazo de los pueblos. El aporte en dinero, según la costumbre, enriquece a los principales comprometidos en las conspiraciones y traiciones.

 

Visto 301 veces
Más en esta categoría: « EL OCASO DEL PODER EL DOLOR »

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Slider

Slider

Slider

Slider