Menu
Lunes, 17 Febrero 2020 01:01

NOTRE DAME Y EL FUEGO QUE CONSPIRO CONTRA ELLA

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Fernando Borja Gallegos

17 de abril de 2019

La Catedral de Notre Dame de París, se encontraba en restauración cuando se desencadenó un incendio, el 15 de abril del 2019, las llamas se propagaron rápidamente cubriendo parte del tejado. El peor momento fue al derrumbarse la ajuga principal.

En medio del gran dolor que produjo este incendio en Francia y en el mundo civilizado, por lo menos un paliativo constituyó que la fachada principal y las torres se lograron proteger del siniestro.

El mundo entero reaccionó conmovido, el Presidente Donald Trump, el Presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, la Canciller Angela Merkel y la mayoría de la gente que tuvo conocimiento de la gran catástrofe.

El incendio duró 12 horas y que gracias a la acción patriótica y valiente de los bomberos se pudo apagar. Muchos de los tesoros de la Catedral fueron salvados, en especial, la Santa Corona de Espinas que se asevera llevó Jesucristo durante la crucifixión. En todo caso, no se puede descartar que muchos objetos valiosos fueron consumidos por las llamas.

Notre Dame (Nuestra Señora), dedicada a la Virgen María, Madre de Jesucristo, se inició su construcción en 1163 y se concluyó en el año 1345.

Este Patrimonio de la Humanidad, sobrevivió las dos guerras mundiales y la Revolución Francesa. Constituyó, seguramente, un milagro que no desaparezca, ahora, por el fuego.

Interesante rememorar que Napoleón Bonaparte, se coronó Emperador en Notre Dame en 1804. Así también, se celebraron varios funerales de ex Jefes de Estado, entre otros, del General Charles de Gaulle, Georges Pompidou y Francois Mitterrand.

Dejé para el final la referencia a Juana de Arco que, el 18 de abril de 1909, en la Catedral de Notre Dame, fue beatificada por el Papa Pio X; y, canonizada el 19 de mayo de 1920, por el Papa Benedicto XV, por cuanto en mi libro LUCRECIA BORGIA, primera edición, publicado el mes de marzo del 2015, en las páginas 16 a la 22, abordo lo atinente a la merecida canonización de Juana de Arco y a la proclamación como Patrona de Francia y símbolo de la unidad, en el año de 1920.

Alfonso Borgia, el 8 de abril de 1455, fue electo Papa y en su calidad de tal adoptó el nombre de Calixto III.

En su Papado, el 29 de junio de 1455, canonizó al dominico Vicente Ferrer; y, al año siguiente, ordenó la revisión del expediente instaurado en contra de Juana de Arco. Revisión del proceso por iniciativa del Papa y también atendiendo el pedido de Carlos VII.

Tomando en consideración el informe de la Comisión que se integró para el efecto, resolvió, en acto solemne, “rehabilitar a Juana de Arco y, por tanto, liberarla de toda culpa”.

No se debe olvidar que uno de los mayores crímenes cometidos en nombre de la Iglesia Católica fue la condena de Juana de Arco a la pena capital, sentencia que se cumplió el 30 de mayo de 1431, en Ruan, Francia. En todo caso, la merecida canonización de Juana de Arco fue posible en virtud que la rehabilitó el Papa Calixto III, como ya destaqué.

Formulo votos porque, con el concurso de todos, se restaure pronto la Catedral de Notre Dame, merecidamente dedicada a la Virgen María

Visto 805 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Slider

Slider

Slider

Slider